Galería de complices (1): Santi Sánchez-Pagés

Entre sus muchas virtudes, DrZito es capaz de girar a la derecha en la pasarela.

Ya he contado en mi otro blog que nunca fui precisamente un “early adopter” con esto de las nuevas tecnologías. Me pasé buena parte de la década pasada sin tener acceso a Internet desde casa y las veces que utilizaba la red era más bien para descargarme películas, discos y lo que se pusiese a tiro.

Una vez que por fin en 2005 di el salto de comprarme un PC — el cual todavía conservo moribundo por algún sitio — y disfrutar de una conexión a Internet doméstica comencé a deambular entre páginas web para descubrir que existían unas cosas raras llamadas blogs donde determinados personajes se dedicaban a ejercer cierto periodismo o directamente daban rienda suelta a sus filias y fobias. En estos años la recién descubierta blogosfera no era ya nada precisamente novedoso sino que ya incluso comenzaba a mostrar ciertos síntomas de fatiga pero para mí fue todo un estallido supernova que años después me animaría a escribir mi propio blog.

Entre los blogs que captaron mi interés rapidamente destacarían “Focoblog”, “El emperador de los helados”, “Micronesia en el Cerebelo”,  Absence y, como no, “El Gabinete del Dr Zito”. (Curiosamente todo convergiría después en ese feliz “totum revolotum” que es el Focoforo pero esa sí que es otra Historia y con mayúsculas donde además el Dr Zito tendría un papel relevante en su propia génesis)

El blog del Dr Zito aún épicamente en activo se caracteriza por mezclar análisis socio-político del bueno con todo tipo de referencias culturales de música, cine y televisión. Visítenlo y podrán disfrutar de muy lúcidos textos sobre estos tiempos que nos ha tocado vivir, además de contar con una excelente guía cultural. En sus páginas he descubierto joyazas como los documentales de Adam Curtis, “El prisionero”  o “Alternativa 3”

Pero sí algo me enganchó siempre del blog del Dr Zito  eran esas extrañas interferencias que parecían siempre colarse desde el otro lado. Esas menciones a apariciones, a sombras, a invasiones donde sin darnos cuentas ya hemos sido derrotados. Debajo de la fortaleza intelectual de sus textos palpitaba siempre un misterioso Factor X que como buen fenómeno paranormal que se precie, nunca acaba por manifestarse de manera evidente y concluyente.

Hace un par de años el Dr Zito visitó a Alicante. Me dijo que vino a cierto congreso universitario pero siempre sospeche que aquello era una simple cortina de humo para cubrir su verdadera agenda que no era otra que inspirarme. Sí, señores, Dr Zito me hizo un “Inception” en toda regla. En una  efeverescente tertulia alimentada por cafés, cupcakes Telva y repostería magrebí sauvage me  inoculada  la inquietud de tener que poner orden a aquellas ideas sobre esa dimensión paralela de lo oculto, lo paranormal o aquello que simplemente parece escapársenos.

Años después puedo decir que he cumplido la misión encomendada. He aquí el resultado. Quedo a la espera de nuevas instrucciones.

Cambio y corto.

Leave a comment

1 Comment

  1. Operacion Las Manolitas, se llamaba

    Gracias, amigo.

    Reply

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s

%d bloggers like this: